Crónicas de una venezolana incomprendida: Parte IV, pertenencia🇩🇪

Ese momento en el que notas que te conoces la ciudad como la palma de tu mano, cuando hablas con palabras de la jerga local con tu nuevo grupo de amigos o cuando ya no sientes nostalgia o a帽oranza porque te sientes contento con lo que te rodea鈥

Se帽ores, esos son los signos de haber logrado pertenencia.

Cada quien vive eso de manera diferente, en mi caso, cuando siento total tranquilidad escribiendo mi nueva direcci贸n o dando mi n煤mero de tel茅fono (a qui茅n, mija馃馃え).

Es raro y sorprendente a la vez mirar hacia atr谩s y reflexionar: 鈥溌柯u谩ndo empez贸 a encajar todo que ni me enter茅!?鈥.

Todo esto hace que entre en conflicto porque reconocerme ahora como venezolana expatriada es duro, en especial porque no importa el tiempo que pase, ni el lugar en el que est茅, la sangre se me hierve cuando tengo que explicar lo que sucede all谩.

No obstante, al migrar empiezas a ver todo desde lejos鈥 con una perspectiva distinta.

Quiz谩 pertenecer a un nuevo lugar sea parecido al controversial dicho, 鈥渁mar a dos personas simult谩neamente es lo mismo que no amar a nadie鈥.

O quiz谩 puede ser como cuando terminas con alguien que quisiste profundamente, luego del dolor y el despecho, uno se da cuenta de que el amor est谩 pero ya no es igual.

Me gusta pensar que hay m谩s alternativas para comprender este asunto (aqu铆 la importancia de su punto de vista).

驴Hasta cu谩l punto la pertenencia determina un posible retorno?

隆Gracias por leer!