Crónicas de un Futbolista “De corazón”: Parte I, Así comenzó todo🇨🇱

“Se viene Billy con la pelota, avanza por la banda derecha, se quita uno, dos, se barre el defensa y sigue Billynho con el balón, amaga con la zurda y engancha para la derecha, remata desde fuera del areaaaa y …”

Mi nombre es Jhon Vivas, para casi la mayoría de las personas que me conocen, para los demás soy Billy, fue mi apodo familiar desde niño, tanto así que entre mis familiares cuando alguien, por alguna razón me llama “Jhon”, mas de uno se pregunta ¿Quién es Jhon?.

El fútbol en mi niñes no era parte de mi vida, supongo que por mi entorno, en mi comunidad no era común que los niños en la calle jugaran a la pelota (nuestras bien llamadas “caimaneras”), es por esto que siempre participe en otro tipo de actividades deportivas, béisbol (el deporte nacional en Venezuela, mi país), natación, tal-kwando, entre otros, fútbol poco y nada. Estaba en 6to grado, cuando jugué fútbol en un equipo por primera vez, “Fe y Alegría” era mi colegio y también algunos de los requisitos que se necesitan a la hora de jugar al Fútbol. Mucha fe y mucha alegría.

Según comenta el Profe. Rafa Benitez, citando algunas teorías, en los primeros años (0 a 3 años) el movimiento es fundamental, ya que gracias a él el niño desarrolla su facultad de observación, su creatividad, su capacidad de coordinación y de este modo su sentido del equilibrio, del espacio y del tiempo. De 3 a 6 años, el aprendizaje deportivo se realiza en los siguientes pasos didácticos según Liselott Diem:

1. Se crea la situación y el estímulo adecuados.
2. Se plantea el problema y cada individuo intenta resolverlo: actuación de “prueba y ensayo”.
3. Se repiten, se comparan y se juzga la solución hallada: fase de “comprensión”.
4. Variación individual de las formas básicas: fase “creativa”.
5. Se dificultan los ejercicios y el sujeto trata de emular sus propias realizaciones y las de los demás: conocimiento del nivel real de aspiración.

Yo comencé a los 10 años, así que hazte una idea, aún así, esto no quiero decir que soy un mal jugador, de hecho me parece que soy demasiado bueno considerando las teorías antes comentadas, lo que me da a entender mi primera afirmación:

“El Fútbol, es muy poca teoría”

Sin conocer y mucho menos practicar teorías sobre iniciación deportiva, comencé a jugar el Deporte Rey, ¿tarde o temprano?, no lo se. Lo que si se es que agradezco al universo por permitirme descubrir tal deporte, deporte que en muy poco tiempo se convirtió en mi pasión, pasión que a mi y a los que, como yo, son futbolistas de corazón, nos hace tener siempre en la mente ese primer párrafo y terminarlo así, “GOOOOOOOL…”.

Pero esto no es todo…

Instagram: @otroquesefuecl