¿A dónde apuntan las tecnologías de los gadgets?

Algunos gatgets conocidos

Parece un fenómeno cotidiano hacer tareas simples en nuestro día a día solo con nuestra voz, por ejemplo, encender las luces de tu casa, enviar un mensaje a mamá o levantarte en la mañana y que tu cuarto esté a la temperatura perfecta solo con un dictado por voz a nuestros gadgets.

¿Cómo es posible esto solo con nuestra voz?

En Julio de 2013, Google lanzó al mercado el Chromecast, este no era solo un dispositivo particular que te permitía hablarle para hacer simples tareas con comandos de voz, la verdadera revolución es que este aparato se conecta con la mayoría de los artefactos, como TV para abrir Youtube y cambiar una canción solo con pedírselo.

Las últimas actualizaciones en estos gadgets que gozan de esta tecnología, por ejemplo el Amazon Echo, permite a los usuarios hacer listas de compras que llegan directo a su casa, escuchar sus podcast favoritos o llamar a cualquier persona fácilmente. Entonces es cuando debemos preguntarnos, ¿hasta qué punto puede sustituir un asistente un recurso humano?

Nivel de interacción

A medida que estas tecnologías sigan interactuando directamente con los usuarios, el nivel de reconocimiento y naturalidad será cada vez mayor, además de ello según cifras de Amazon, los Amazon Echo en sus distintas versiones han superado los 300.000$ en ventas al mes con hasta 7 unidades vendidas al día en cada uno de sus tipos.

Algunos de los Amazon Echo

Esto se traduce en un aumento progresivo en la adquisición de productos inteligentes que trabajan con la voz del usuario, y que empezarán a formar parte de la rutina de cada consumidor.

Por otro lado, pensemos también en que cada vez está más cerca el día en que estos gadgets no solo reconozcan nuestra voz, sino también las emociones que los acompañan. Y por ende se desarrollarán acciones consecutivas a ellas. Todo esto apunta a que el nivel de comprensión cada vez será más alto.

¿A dónde nos llevan?

Basándonos en esto, son muchas las interrogantes que pueden surgir sobre el cómo dichas tecnologías van a cambiar nuestro hábitos en casa, nuestra comunicación con estos aparatos, incluso nuestros mecanismos de resolución de conflictos.

Personalmente encuentro en las tecnologías de reconocimiento de voz  a través de los gadgets un hito muy representativo entre quiénes pueden o no acceder a la tecnología.

¿A qué me refiero con esto? Personas que quizás no son habilidosas para el tema tecnológico tendrán la posibilidad de obtener información, manejar aplicaciones inteligentes, entre otras funciones, sin que nadie tenga que explicarles absolutamente nada.

Amazon Echo dot activado por comando de voz “Alexa”

Pero esto también me hace cuestionarme lo siguiente, cuando el nivel de naturalidad y reconocimiento de estos aparatos hayan alcanzado un nivel superior en cuanto a inteligencia artificial, y un asistente sea capaz de resolver 5 veces más rápido un conjunto de tareas que un ser humano.

¿Qué sucede, por ejemplo, con los servicios de atención al cliente de las grandes empresas? O ¿Qué pasa cuando nuestras compras se conviertan en solo una orden a Alexa?

Sin duda alguna admito la utilidad del reconocimiento de voz, y su valor dentro de los procesos que realizamos diariamente. Y sinceramente me causa gran curiosidad saber lo que será el futuro de estas herramientas dentro de nuestra sociedad. Hace 10 años era muy difícil imaginarse llamar a cualquiera de tus contactos solo con decirlo, pero al parecer los límites han ido desapareciendo con el tiempo.